fbpx

ESCUCHA MUSICAL

La música alimenta el alma

De forma diaria habrá espacios de escucha musical con compositores clásicos como Mozart, Beethoven, Strauss, Vivaldi, o Debussy.

La neurociencia ha demostrado que la práctica sistemática de la música desarrolla las áreas cerebrales encargadas del lenguaje y favorece la eficiencia y automatización de los aprendizajes. También es capaz de activar áreas del cerebro relacionadas con las emociones y la coordinación motora.

En Montessori se rompe con el concepto que el maestro es el que tiene el conocimiento y debe transmitirlo a los niños. Se apuesta por un rol del adulto como guía del aprendizaje; capaz de crear las condiciones idóneas para que el aprendizaje surja, que sepa conectar al niño con el ambiente, con la capacidad de desarrollar cualidades muy profundas de respeto hacia el niño o niña, un adulto consciente que se convierte en un firme modelo para los niños.

Los estudios actuales tienden a coincidir en que la música supone un estímulo de alto impacto constructivo en el desarrollo del cerebro del niño, sobre todo cuando se emplea sistemáticamente, de manera frecuente e intencionada. Y según el profesor Egidio Contreras, antes que la música, lo hace el sonido. Los primeros estímulos sensoriales que recibimos suelen ser sonoros, dado que el oído es el primer órgano sensorial funcionalmente maduro, incluso antes de nacer.

``La música es el arte más directo, entra por el oído y va al corazón`` Magdalena Martínez