fbpx

IDEARIO

``Ésta es nuestra obligación hacia el niño: darle un rayo de luz y seguir nuestro camino`` Maria Montessori

Somos un espacio familiar privado y trilingüe 1 – 3 años, en el que el centro de la educación es el niño, y el papel del adulto es acompañarle en el desarrollo de su potencial. Así como la adquisición de la propia autonomía en distintas áreas y niveles.

Nuestra actuación con los niños se basa en tres pilares fundamentales:

  1. Pedagogía Montessori
  2. Proyecto lingüístico para la integración del inglés
  3. Movimiento espontáneo

Creemos en el respeto como base de todo aprendizaje, y por ello fomentamos que los niños empiecen a entender este concepto en su primera etapa vital desde tres perspectivas:

  1. El respeto hacia uno mismo, que implica la autonomía, la concentración, el cuidado personal, el aseo, la alimentación y el reconocimiento de las propias emociones, así como la seguridad en sí mismo para establecer los propios límites.
  2. El respeto hacia el otro, que implica el reconocimiento de las emociones ajenas (la empatía), la aceptación de los límites del otro, el no interrumpir la concentración del otro y la no intervención innecesaria.
  3. El respeto hacia el entorno, que implica el cuidado de las plantas, así como el mantenimiento del material con el que se trabaja en el aula y de las propias instalaciones.

Monkeyssori fomenta el aprendizaje y la integración del inglés en edades tempranas. Es un regalo para nuestros hijos la adquisición de un nuevo idioma de forma natural, dado que en nuestro mundo globalizado los idiomas son imprescindibles para en un futuro comunicarse, trabajar y establecer relaciones internacionales. Por ello contamos con profesores nativos y bilingües.

Existen miles de estudios que relacionan la integración del aprendizaje con el movimiento. En nuestro espacio fomentamos el movimiento espontáneo como parte esencial de su desarrollo, y proponemos momentos para conectarse consigo mismos con el objetivo de que tomen conciencia de su cuerpo, de sus sentidos y que trabajen el reconocimiento de las propias emociones.

“La educación ya no debe basarse en un programa preestablecido, sino en el conocimiento de la vida misma” Maria Montessori