fbpx

PEDAGOGÍA MONTESSORI

``El niño, con su enorme potencial físico e intelectual, es un milagro frente a nosotros. Este hecho debe ser transmitido a todos los padres, educadores y personas interesadas en niños, porque la educación desde el comienzo de la vida podría cambiar verdaderamente el presente y el futuro de la sociedad`` Maria Montessori.

El potencial del niño

Los niños tienen la capacidad innata de interiorizar todo aquello que tienen a su alrededor sin darse cuenta. En sus primeros años de vida son capaces de asimilar e interiorizar innumerables aprendizajes, hecho que resulta prácticamente imposible para una persona adulta. La metodología Montessori ofrece una educación respetuosa donde el niño pueda desarrollar todas sus potencialidades, una educación sin freno que respeta el ritmo de cada uno, adaptada a sus necesidades y características evolutivas.

El ambiente preparado

El ambiente Montessori es un espacio que debe proporcionar al niño una sensación de confort y bienestar, eliminando todas aquellas barreras físicas y psicológicas que obstaculizan su pleno desarrollo. Los más pequeños se ven obligados a desenvolverse en un mundo repleto de barreras donde todo les queda grande. El ambiente Montessori pretende buscar representaciones de la realidad adaptadas al espacio: materiales, objetos y mobiliario adecuados al tamaño del niño y coherentes con su momento evolutivo. Está orientado a crear un clima de confianza y seguridad para que el infante pueda moverse en libertad y concentrarse en la actividad elegida; aspecto que le permite poner todas sus cualidades y capacidades en acción para absorber un sinfín de nuevos conocimientos. El espacio está dividido en diferentes áreas temáticas organizadas según su función (área psicomotriz, área de vida práctica, área multitarea, etc.)

El rol del adulto

En Montessori se rompe con el concepto que el maestro es el que tiene el conocimiento y debe transmitirlo a los niños. Se apuesta por un rol del adulto como guía del aprendizaje; capaz de crear las condiciones idóneas para que el aprendizaje surja, que sepa conectar al niño con el ambiente, con la capacidad de desarrollar cualidades muy profundas de respeto hacia el niño o niña, un adulto consciente que se convierte en un firme modelo para los niños.

``Tocar al niño es tocar el punto más delicado y vital, donde todo puede decidirse y renovarse, donde todo está lleno de vida, donde se hallan encerrados los secretos del alma, por ahí se elabora la educación del hombre del mañana.`` Maria Montessori